Quien soy

Nac√≠ en la ciudad de Cuenca Ecuador en el 93, entre una familia amante de los animales que desde peque√Īo me ense√Īo a respetarlos y cuidarlos.
La historia de mi vida empieza con varios animales que llegaron a mi vida, la mayoría animales domésticos regalados.
Poco a poco fui aprendiendo de cada uno de ellos, desde los conejos que tuve hasta ratones, y perros.
Pero lo que marco mi vida por completo sucedió en el 2004 cuándo con mi familia paseábamos por el centro de la ciudad y una persona ofreció vendernos un mono ardilla.
Esta actividad era normal en esas fechas, era prohibido pero la gente no hacía caso y no existía autoridad que haga cumplir la ley,

Este se√Īor de acento coste√Īo meti√≥ la jaula por la ventana a nuestro veh√≠culo para ense√Īarnos, pero mi pap√° le dijo que estaba prohibido vender esos animales (sin saber siquiera si hab√≠a prohibici√≥n sobre esto), el se√Īor se alejo y pr√°cticamente dej√≥ la jaula en en veh√≠culo.
Sin saber que hacer le llevamos a casa, nosotros teníamos 2 perras cachorritas que nos regaló una persona que trabajaba con nosotros y se llevaron bien.

Nosotros vivíamos en el centro de la ciudad pero en unos días nos mudaríamos a nuestra casa propia ubicada a las afueras de la ciudad, en el campo dónde había árboles y naturaleza para el monito, que por cierto lo llamamos Pepito.
Muy ignorantes en el tema empezamos a investigar sobre ellos, que com√≠an, de donde eran, etc y as√≠ aprendimos mas de el. Fue muy triste saber que el habitat de d√≥nde pertenec√≠an estaba siendo destruido y que el no hab√≠a sido el √ļnico que sacaron de su habita para el llamado trafico de animales silvestres en nuestro pa√≠s Ecuador.

Se preguntarán tal vez porque no lo dejamos en alguna institución que lo ayude, pues déjenme decirles que en ese entonces no conocíamos de la existencia de alguna que pudiera darle albergue.
Nos arriesgamos a esta vida con este bebe, porque eso era nuestro Pepito.

Con mi pap√° empezamos a frecuentar las ferias donde no solo vend√≠an perros y gatos en formas deplorables, sino tambi√©n hab√≠an cientos de animales silvestres sacados de sus hogares en la selva, muchas veces mataban a sus padres para poder robar a sus cr√≠as muy peque√Īas y venderlas f√°cilmente.
Pudimos ver por muchas ocasiones que una familia entera era la que los traía a Cuenca a venderlos y ellos los compraban a personas en el Oriente. Ellos los tenían en jaulas en sus casas dónde vivían todos.
El conocimiento que tenía sobre alimentación de estos animales era completamente nulo y los alimentaban con fruta, incluso a los que eran carnívoros.
Desde ardillas, monos de diferentes especies, tucánes, papagallos, guatuzas, tortugas, armadillos, puercos espin, y otros que no acabaría nunca de contarles.
A pesar de esto ellos ofrecían traer el animal que el cliente quisiera.

Esto pasaba a la vista de todos, sin que nadie dijera o hiciera algo para prohibir todo este tráfico de animales, la realidad que ocurría en todos los mercados y ferias del país.

Por algunas ocasiones compramos animales y les voy a contar porque.
Cu√°ndo vamos a un mercado o feria nos indignamos de ver a los perros metidos en fundas, gatos en jaulas todos apretados con el riego de morir asfixiados 
La impotencia de no tener a quien acudir para denunciar o pedir ayuda, no hemos comprado un perro o gato?, sabiendo que podremos darle una mejor oportunidad de vida, sin pensar en los pro y contra de hacerlo?
Eso sentíamos nosotros y por eso lo hacíamos.
Una vez vimos un zorro de páramo deshidratado, encerrado en una jaula con una manzana, sin una manzana, y los entendido sabrán que un zorro es un animal carnívoro y necesitaba carne para vivir.
Imagínense a un perrito en las mismas condiciones, no habría echo algo por ayudarlo?
Nosotros lo compramos, esta peque√Īa zorrita la llamamos Flor (por la pel√≠cula de Bambi), estaba totalmente delgada y peque√Īa, no hab√≠a comido en d√≠as.
Lo que hicimos fue ba√Īarla y darle leche de vaca, algo en lo que el internet nos ayudo muchisimo y algunas organizaciones a las que ped√≠ consejos de como actuar en otros pa√≠ses.
Para no hacer muy larga la historia de Flor, ella creció en nuestra casa como un perro mas, no era agresiva para nada y se llevaba bien con todos.

Otra vez nos paso lo mismo con una ardilla macho a quien llamamos Osito, se hizo grandote vivi√≥ muchos a√Īos con nosotros y en la naturaleza, los vecinos se hab√≠an acostumbrado a ver a varios animales por sus casa haciendo diabluras sobretodo los monos.
Ellos eran libres y así queríamos que vivieran.
Los dientes de las ardillas crecen mucho y todo el día se pasan mascando madera (no la comen) y eso hizo que destruyera muebles de vecinos y se comiera frutas de los árboles de ellos. Alguien le puso veneno a uno de nuestros bebes y falleció, cada día el mermó su actividad y dormía cada vez mas, un día amaneció muerto en su casita en un árbol.
Recalco nuevamente no teníamos nadie al alcance que nos guiara en manejo de estos animales, ni un médico ni una organización que tuviera conocimientos sobre animales silvestres.

Paso muchas veces casos como este, algunos animales habían sido tan maltratados que morían en el camino sin poder darles antes una mejor vida.
La gente en estos mercados nos conocían y podía decir que se hicieron nuestros ''amigos'', pero nuestras intenciones era conocer sus casas y porque vendían animales.

Efectivamente estas personas nos dijeron todo, eran una familia de la costa de Ecuador que trabajaban y se manten√≠a de esto, el tr√°fico ilegal de animales. Desde los ni√Īos de 13 a√Īos ya compraban sus animales y las ganancias eran para ellos.

El tráfico de animales no iba a acabar si las autoridades no ponían atención al riesgo que se exponía a la fauna silvestre de nuestro país.

Pepito el mono ardilla del que les cont√© al principio se volvi√≥ parte de nuestra familia, algunos datos curiosos que puede decirles es que dorm√≠a las noches con los perros y en la ma√Īana entraba a la casa a dormir en la cama con nosotros, como un bebe mas dentro de las sabanas.

Por televisión vimos que en nuestra ciudad se había creado un refugio de animales silvestres y nos fuimos con nuestra pepita para que estuviera con alguien de su especie.
Este lugar es el Refugio de Animales "Yurak Allpa" (Tierra Blanca), tuvimos la oportunidad de hablar con su due√Īo y fundador, Don Alberto vele, una personas muy humilde y preocupada por los animales. Le contamos toda nuestra historia y el nos aconsejo que tengamos a nuestro pepito porque el no le pod√≠a dar la vida que nosotros le est√°bamos dando. Nos hicimos grandes amigos y esa amistad sigue hasta la actualidad.

Pepito iba a todos lados con nosotros, en el carro, de vacaciones, en el bus definitivamente se volvió alguien importante en nuestra vida y seguro nosotros en la de el.
Un d√≠a fuimos a Gualaceo una localidad cerca de d√≥nde viv√≠amos, caminando por la calle llegamos a un restaurante y la due√Īa nos dijo que tenia uno parecido.
Nosotros quisimos que se vieran porque era claro que necesitaban ver alguien de su especie despu√©s de a√Īos.
No pudo pasar eso pero si intercambiamos n√ļmeros para reunirlos en alg√ļn momento, y algo curioso que nos dijo la se√Īora era que Pepito no era macho, sino hembra, y as√≠ paso a llamarle Pepita.

Paso aproximadamente un a√Īo desde aquella vez y a mi Pepita le pico un bichito en su carita, intentamos de todo para que se curar√°, medicina natural, medicina que nos receto un veterinario con la esperanza que se curar√°. Ni importaba el precio, y a pesar de haber gastado mucho la herida iba creciendo cada vez mas con el riego de perder su ojito.

Pensamos un momento en que tal vez era la necesidad de un macho en su especie, provocado por el estr√©s posiblemente y llamamos a aquella se√Īora del restaurante para poder juntarlos.
Elvia como se llama esta se√Īora hab√≠a estado esperando nuestra llamada por alg√ļn tiempo porque aquel monito que ten√≠an llamado Panchito y que era de propiedad de su hijo ya no lo pod√≠a tener, y como le hab√≠amos contado que ten√≠amos una propiedad d√≥nde pod√≠an estar libres se animaron a darnos a Panchito.

La historia de el es dura, porque fue comprado cu√°ndo era un bebe y paso 8 a√Īos encerrado en una jaula de menos de un metro cuadrado en el cuarto piso de aquel restaurante, alimentado con las sobras de la comida y pollo. Era un monito con sobrepeso.

Lo trajeron de Gualaceo una ma√Īana y al verse con nuestra Pepita la reacci√≥n de ambos fue algo que no puedo describir f√°cilmente, ellos al verse hicieron algo que nosotros llamamos reverencia que consiste en algo as√≠ como marcar territorio, alzaban su piernita a la cara de quien estaba al frente y hacia el sonido de gato, el ronroneo.

Panchito era muy agresivo por la desconfianza que tenia con los humanos, aparentemente no había sido maltratado pero no sabíamos la verdad.

Paso algunas semanas y tomo confianza, afortunadamente mis papás tienen en trabajo en la casa y podría estar mas cerca de ellos. Controlando cualquier novedad fuera de lo usual.

Panchito y Pepita llegaron a ser la pareja mas grande del mundo, de ellos aprendí lo que era el respeto mutuo, algo que no vemos en los humanos. La forma en que ellos se protegían mutuamente no se igualaba a nada, dormían igual en una cajita que hizo mi papá que permanecía todo el tiempo caliente.

El clima en mi ciudad es frío y obviamente ellos venía de un clima cálido.
Tratamos de hacer que tuvieran algo lo mas parecido a su habitat, sembramos plantas frutales, muchos árboles. Ellos podrían salir de la casa cuándo querían y entrar igualmente. Incluso en las ollas de comida metían sus manitos a comerse el arroz, o cualquier otra cosa que quieran, Como les dije eran parte de nuestra familia y no nos importaba lo que el resto piense, era nuestra casa y decidíamos como vivir.
Todo ese tiempo nosotros no salíamos de viaje o vacaciones porque tener esos bebes en la casa era una gran responsabilidad la misma que decidimos asumirla muy gustosos. Ademas de para que salir a ver en otras ciudades lo que teníamos en nuestra casa? Yo jugaba con ellos a las mordidas, y era muy duro por cierto :)
Los horarios cansados en el colegio se recuperaban con verlos, jugar con ellos, darles de comer se que nadie lo había vivido y al mismo tiempo eramos muy reservado con quien invitábamos a nuestra casa.

El tráfico de animales empezó a tomar fuerza en nuestra país y leyes para protegerlos se hicieron, era algo bueno para nosotros pero al mismo tiempo algo malo.

La ley podía llevar a la cárcel a personas que trafiquen animales silvestres o que los tengan, pero no importo y cada vez fuimos mas cuidadosos con nuestros animales.
El lugar d√≥nde viv√≠amos se fue poblando cada vez mas, la ciudad llego hasta d√≥nde nosotros y esto pon√≠a en riesgo nuestro peque√Īo refugio de animales silvestres.

Como pasa en el reino animal nuestra Pepita estro en celo, y paso lo que tenía que pasar, ella quedo embarazada del Panchito. Era una gran alegría para nosotros saber que iban a tener un bebe.
Para nosotros era importante que tuvieran crías porque así ni perdemos esa especie que porque culpa del trafico de animales podía verse en peligro de extinción.

Mientras investigaba en Internet sobre los cuidados de un bebe mono, y la alimentación que debía tener la mamá me di cuenta de la destrucción que estábamos ocasionando los humanos en el hábitat de estos hermosos animales. Sus bosques, el trafico de millones de especies, etc, etc.
Llegue a una pagina mexicana llamada MUPRA (México Unido por el Respeto hacia los Animales), que de portada tienen a un mono de los mismos que teníamos.
Esta página constantemente compartía imágenes de un documental "Earthlings" (Terricolas), la verdad yo no le preste atención al principio pero siempre lo compartían y termine viéndolo.

Fue muy duro para mi la verdad, mientras yo creía que los perros, gatos y animales silvestres eran maltratados la realidad había sido otra, animales como las vacas, borregos, pollos y otros eran maltratados de peores formas para la famosa industria alimenticia.
En el documental tocaba 5 puntos de maltrato animal: las mascotas, producción de alimento, vestimenta, experimentación animales, y el entretenimiento.

Todas las im√°genes me marcaron mucho, y mientras lloraba sent√≠a asco de la humanidad y de lo que le hac√≠amos a los animales. 3 d√≠as me bastaron para ver el documental completamente y ese tiempo fue suficiente para decidir hacerme vegetariano, si de la noche a la ma√Īana!.
No me costo porque entendí de lo que era cómplice y dije NO MAS!

En mi casa al principio no me entendieron pero no me importaba, era mi punto de vista y tenían que respetarme. Por la alimentación no fue algo difícil porque por mis monitos siempre había frutas y vegetales en mi casa. Comida vegetariana en general.

Volviendo al inicio, nuestra Pepita estaba embarazada y tratamos de darle todos los cuidados posibles, no conocíamos de un médico que pudiera asesorarnos y a los veterinarios (de perros y gatos), no íbamos a confiarles estos animalitos para que experimentaran en ellos.
Entonces decidimos dejar que su ciclo normal siguiera, ella comía cada vez más, y de nuestra parte solo teníamos que tener la comida a su alcance.

Por cierto nuestra casa se lleno de cables para que pudiera ir por todas las habitaciones, las puertas permanecían abiertas, nada de peligros a su alcance.

Los meses pasaban y su barriguita crecía cada vez más, nuestra ciudad es de clima frío y cuidábamos que no saliera noche o en la lluvia, por eso sabíamos que le molestaba no salir pero no sabíamos si hacíamos lo correcto sobre protegiéndola y dentro de la casa habían plantas dónde podía buscar sus bichitos y entretenerse un rato.

Seg√ļn internet el d√≠a de que naciera el beb√© se acercaba, y no sab√≠amos como iba a ser...
El día llego! Una noche mientras dormíamos se escucho una bulla dentro de la casa, algo chillaba y todos obviamente nos levantamos a ver que pasaba, aunque ya suponíamos que podría ser.

No podíamos ver nada y no quisimos encender las luces para no molestarles, solo escuchábamos, y como en los humanos los bebés nace llorando, sinónimo de que están bien, la bebé también lo hacía.

El proceso de ser madre como en cualquier especie es difícil, y más el día que nació su bebé.
Les puedo contar que toda la pared quedo cubierta de sangre, que después se limpió.
Nuestra Pepita estaba cansada, muy cansada y paso acostada todo el día con su bebé.

Es una experiencia muy linda y aunque quisiera que pudieran sentir lo que nosotros sentimos al verle, algo tan chiquito con poquito pelo. Esto solo nos decía que realmente estábamos haciendo las cosas bien, o eso pensábamos porque en internet decía que ellos solo se reproducen cuándo las condiciones son las mejores.

La familia de monos crecía y su comportamiento cambió cada día que pasaba.
Se hicieron agresivos cuidando a su bebé y lo entendíamos, para el bebe nosotros eramos unos gigantes y se asustaba cuando aparecíamos de imprevisto, sus papás reaccionaban a esos gritos de ayuda.
Pero con el tiempo ya tomaba confianza, Pepita tenía la confianza de dejarnos a sus bebé, aveces se iba bastante tiempo, y es que aveces la bebé le sacaba sus canas verdes y les voy a contar porque.

Al principio no sabía caminar, solo pasaba trepada en la espalda y se movía a su barriga para tomar la leche de su mamá, solo dormía, comía y se ensuciaba jaja.
Pero ya iba creciendo y a su mamá le cansaba amarcarla todo el tiempo y me acuerdo que le jalaba de la cabeza y le gritaba para que se baje y aprenda a caminar, poco a poco lo hacía y cada vez era más el tiempo que permanecía en el piso explorando con sus manitos las cosas que encontraba dentro y fuera de la casa.
Aprendi√≥ tambi√©n a comer lo que sus pap√°s com√≠an y es que nosotros adem√°s de las frutas y verduras les d√°bamos sopas de verduras que nosotros com√≠amos, nada condimentado en exceso, ni cosas que les pod√≠an hacer da√Īo, en realidad casi todos en la casa com√≠amos vegetariano y pod√≠amos compartir los alimentos sin ning√ļn problema.

Mientras com√≠a hacia caer comida sobre su mam√° que ya no quer√≠a cargarla todo el tiempo, gritaba por todo y a su mam√° le molestaba que sea tan malcriada, o eso entend√≠amos, por eso les dec√≠a que se iba dej√°ndola con nosotros como sus ni√Īeros.

Aunque todo lo que est√°bamos pasando era una experiencia √ļnica, lo que pasaba con las leyes era complicado y como les hab√≠a contado ya exist√≠an leyes y lo que recuerdo haber le√≠do era que para obtener el permiso de tenerlos ''legalmente'' era pertenecer a una organizaci√≥n de protecci√≥n de animales o formar una, aqu√≠ comienza una larga historia que tratar√© de resumirla lo que m√°s pueda.

Busque una organización local, una fundación que ayudaba a perros y gatos con la esperanza de poder conseguir el permiso, sin embargo aunque por una semana estuve de voluntario ayudando a limpiar su fundación dónde tenían muchos perros, no logré conseguir nada puesto que la encargada o directora como quieran decirle llego no más de dos veces, y es que la prensa llegaba y tenía que hacer presencia, pero bueno eso ya era problema de ellos como se manejaban internamente, y a la final no pude hablar con nadie que me ayudara.

Busque otra organización y esta no era fundación, sino solo un grupo de mujeres que buscaban ayudar a los perros de la calle, yo desconocía sobre los términos de fundación, asociación, refugio y esos términos que son para situaciones legales, mi objetivo era claro y esta vez no perdí mi tiempo en mencionarlo.

Yo acudí a su primer evento de adopciones y aunque no tenían refugio de animales, ellas mantenían a los perros rescatados en una veterinaria.
Despu√©s de ese evento el grupo se hizo conocido, y recuerdo que nos invitaron a una entrevista, yo acud√≠ a la casa de una de estas se√Īoras que estaban en la organizaci√≥n, en ese tiempo yo ten√≠a alrededor de 18-19 a√Īos. Concluida la entrevista recuerdo que algo andaba mal dentro del grupo, eran 4 mujeres y ese d√≠a llegaron 3, de las cuales la una hab√≠a tenido problemas con la otra y discutieron, a mi la verdad no me interesaba y nunca supe realmente porque era la discusi√≥n. Yo les comente la situaci√≥n por la que estaba pasando, pero como que no les importo hacerme caso porque su pelea era m√°s importante. Decid√≠ irme ese d√≠a a mi casa porque nada m√°s ten√≠a que hacer en su conversaci√≥n que era privada.

Posteriormente con la persona que yo conversaba m√°s me comento que dos de las se√Īoras se retiraron del grupo (formaron otro despu√©s), y d√≠as despu√©s la otra tambi√©n se fue.
Todo lo que me contó eran cosas malas, cosas de dinero, formas de expresarse y esas cosas que hicieron que se enojaran.
Yo le pregunte si la se√Īora que se fue era de confianza y por motivos de la ''discusi√≥n'' que tuvieron no iban a terminar denunciandome por los monitos que yo ten√≠a. Me contest√≥ que le dijera que maneje el tema con cuidado mientras yo consegu√≠a los permisos necesarios.

Aparentemente todo estaba bien, yo hablé con la otra persona y todo quedó bien, obviamente ella me contó las cosas porque las que se enojaron, pero desde su punto de vista la otra era la mala.

Pas√≥ el tiempo y me met√≠ de lleno en el grupo, eramos dos personas que dirig√≠amos la organizaci√≥n, pero algo que siempre tuvimos es que los problemas entre estas se√Īora iba a seguir para siempre porque como en un negocio siempre buscaban hacerle quedar mal a la otra, desafortunadamente yo estaba en medio de este problema porque a pesar de yo ''apoyar'' a la persona que estaba en el mismo grupo y me abri√≥ las puertas, la otra pensaba que el que publicaba malos comentarios sobre su grupo era yo, adem√°s de la se√Īora de mi grupo, estos comentarios eran en una p√°gina de facebook y ustedes sabr√°n que los que administran una p√°gina son los √ļnicos que saben quien publica que y cu√°ndo.

Entonces esto ocasiono problemas muy grande para mi, y es que mientras yo daba todo de mi, haciendo visitas a los perros en la veterinaria que por cierto estaba cerca de la universidad d√≥nde estudio, estas dos mujeres se la pasaban peleando, y algo muy sucio es que la del otro grupo no le bastaba con hablar mal sino que suciamente llamaba a las personas que donaban a nuestra organizaci√≥n para hacernos quedar muy mal. Hago una pausa para decirles que en la organizaci√≥n est√°bamos muy conocidos en la ciudad, mucho m√°s que la primera fundaci√≥n de la que les cont√©, y esto se deb√≠a a que yo he sido un aficionado de las computadoras siempre, y fui la primera persona que ten√≠a una p√°gina web y escrib√≠a noticias en una organizaci√≥n, adem√°s que dise√Īaba im√°genes y videos, de esos bonito que hay en internet y tratan sobre maltrato animal, denuncias, frases bonitas y cosas por el estilo, que hicieron que el grupo se hiciera muy conocido en la ciudad, y todo esto lo hice solo dentro del grupo. Siempre he sido una persona sociable y eso ha hecho que se abran las puertas en mi camino, que sin duda ayudo dentro del grupo porque conoc√≠ personas que donaban alimento y dinero, extranjeros, voluntarios y los procesos dentro de la organizaci√≥n para publicidad en los medios de comunicaci√≥n y entrevistas. Recuerdo que me llamaban por tel√©fono y me dec√≠an doctor, aunque mis estudios eran muy diferentes al mundo de los animales.

Pas√≥ alrededor de dos a√Īos en el grupo, pude hacer una convocatoria de voluntarios a quienes pude distribuir las tareas, porque cr√©anme que era muy complicado coordinar todo dentro de la organizaci√≥n, bueno no todo, las ventas y cosas de dinero yo nunca las he hecho porque la verdad siempre el dinero trae problemas y es una √°rea de la que siempre he preferido estar alejado, sobretodo cu√°ndo se maneja donaciones, y no porque no pueda sino porque las personas siempre hablan mal y eso te debilita mentalmente como persona.

Hab√≠a descuidado la universidad y el tiempo dentro de la organizaci√≥n llegaba a su fin, logre conseguir muy buenas personas que ahora pod√≠an hacer un poco del trabajo que yo hac√≠a, y un d√≠a decid√≠ retirarme y habl√© de esto con la persona que me abri√≥ las puertas, la mujer del principio de esta peque√Īa historia, a pesar de que todo estaba bien, luego de unos d√≠as empezaron los malos comentarios sobre mi, refiri√©ndose que e hab√≠a llevado cosas de la organizaci√≥n, cu√°ndo hab√≠a dejando los papeles que ten√≠a en mi poder, que no fueron m√°s que fichas de adopci√≥n de los perros de todo el tiempo que estuve en la organizaci√≥n, una camiseta y un poco de comida. Aunque de esto hable con esta se√Īora porque aparte su esposo me amenazo y para quedar claras las cosas decid√≠ hablar, aparentemente qued√≥ todo aclarado pero estos malos comentarios siguen hasta ahora y creo que simplemente por el hecho de que deje la organizaci√≥n pr√°cticamente botada con personas que no pudieron ser capaces de llevarla adelante como lo hab√≠a hecho, y esa rabia de dejar sola a esta mujer hizo que me odiara. No quiero que piensen que tengo el ego muy elevando y que me siento alguien importante, pero la verdad era esa, en la organizaci√≥n siempre dedique mucho de mi tiempo hasta casi poner en riesgo mi carrera en la universidad, siempre he admitido cu√°ndo alguien hace un buen trabajo y cu√°ndo alguien no lo hace.

Después de todo eso regrese a mi casa, decepcionado porque mi objetivo aparentemente no se pudo conseguir, los permisos fueron imposibles de conseguir y las leyes se hacía más difíciles.

Quedaba alguien más que sabía mi historia, la otra mujer que salió de la organización a la que pertenecía, la situación es que ella también me odiaba y era por la envidia de que el grupo en el que estuve se hizo muy conocido y el de ella no. Ambas mujeres conocen y saben de lo que fui capaz cuándo estuve a cargo de la organización, y eso les causó envidia, envidia de que un joven lograra hacer muchas cosas en beneficio de los animales en la ciudad.

Pens√© en sacar una organizaci√≥n, una que yo coordinara, de la que yo sabr√≠a cada movimiento, pero la segunda mujer al conocer este proyecto que ten√≠a me amenaz√≥, con hacerme da√Īo a mi y a mi familia (tengo los mensajes de texto de esto!), el proyecto era ''Patitas SOS''.

Después de mi salida del grupo nuestro temor de que se llevaran a los monitos era grande, y desafortunadamente una de estas mujeres llamó a la policía, y un día junto a organismos del estado encargados de los animales se los llevaron sin opción a que podamos recuperarlos, algo que me olvido comentarles es que el tiempo que estuve en la organización me enfrente a autoridades de mi ciudad porque simplemente no hacían cumplir leyes sobre comercio de animales en los mercados, esto pasaba en medio de comunicación y estas autoridades de seguro no me querían.

Yo no sabía quien fue la persona que nos denunció, era obvio que una de estas mujeres lo hizo, pero no podía demostrarlo, y una de las autoridades me dijo que podía ir a sus oficinas y conocer quien me denunció pero fue solo largas parte de la burocracia que existe en los gobiernos para no darte una información concreta. De las oficinas no conseguí nada, pero unas semanas después la segunda mujer hizo varias publicaciones en los perfiles de facebook de personas que se dedicaban a rescatar animales en todo el país (Ecuador), haciéndome quedar mal, como un traficante de animales.

Yo estaba muy triste y aunque existían personas que conocían esta historia y me conocieron como persona, no pude hacer nada porque nunca me nombro y solo me insinuaba haciendo referencia a esta página web que creé, dónde como pueden ver publico noticias de animales y guío a las personas sobre alimentación vegetariana y vegana totalmente gratis.

Para terminar la historia de la pelea de estas se√Īoras me involucr√≥ tanto a mi y me da√Īaron completamente a mi familia y a la familia de monitos.

El monito machito (Panchito) muri√≥ en el transcurso de toda esta historia, a√ļn con su bebe peque√Īa, muri√≥ de causas naturales por su avanzada edad, pudimos darle toda a libertad que durante sus primeros 8 a√Īos de vida la paso en una jaula.

Pepita y su beb√© que la llamamos Nena, fueron llevadas al zool√≥gico, en forma general un zool√≥gico es un lugar horrible en el que aparentan hablar de educaci√≥n y conservaci√≥n, y no es m√°s que un lugar d√≥nde ''alguien'' con dinero tiene el lujo de tener animales ex√≥ticos igualmente priv√°ndoles de la libertad a los animales, confinandoles a espacios peque√Īos en d√≥nde mueren por estr√©s o su edad.

Unas semanas luego visitamos este lugar para ver como estaban, y aparentemente todo bien, ya no tenían una camita caliente, ni la comida a toda hora, pero si era un espacio más grande del que les ofrecimos, un lugar que igualmente era una jaula más grande de la que no podían salir libremente.

Se preguntarán si no pudimos hacer algo para recuperarlos, y la respuesta es que intentamos obtener permisos para crear ''nuestro'' zoológico, en dónde se les permite intercambiar animales y podríamos recuperarlos de esta manera, pero ya había dos de estos lugares en la ciudad y ele permiso no iba a ser posible.

Esta es mi historia, y aunque luego de esto pasaron muchas cosas m√°s, a√ļn sigo en pie dedicandome ahora a mi carrera en la universidad, una vida que siempre he tenido en mente es ayudar a los animales pero con mi dinero, espero esto se pueda hacer en unos a√Īos y contar con la ayuda de las personas que han logrado conocerme y tratar personalmente.

Les invito a seguir mi cuenta de instagram d√≥nde van a poder ver las fotos de los monitos que tomamos, desde los 13 a√Īos que tuve cu√°n pr√°cticamente empez√≥ esta historia.