Igualitarismo y antiespecismo: implicaciones del igualitarismo en la consideración moral de los animales no humanos





El igualitarismo es la posición normativa que defiende que debemos actuar con el fin de minimizar la desigualdad entre los individuos. Mucha gente tiene intuiciones igualitaristas.
Se considera habitualmente que es malo que unos estén peor para que otros estén mejor. Quienes defienden el igualitarismo sostienen que la desigualdad entre los individuos debe ser abordada con el objetivo de neutralizar los efectos de factores moralmente arbitrarios en la distribución de lo que hace que la vida de los individuos vaya mejor o peor. 

Sin embargo, el igualitarismo (con contadas excepciones) sólo se ha preocupado de los efectos de la desigualdad en los seres humanos. Pero hay fuertes razones para pensar que, si somos verdaderamente igualitaristas, necesariamente debemos también considerar a los animales no humanos. 

Según el igualitarismo, la igualdad (de lo que es bueno para los individuos o de los recursos para conseguir lo bueno) debe ser aplicada a todos los seres para quienes las cosas pueden ser buenas o malas, es decir, a todos los seres cuyas vidas puedan ir mejor o peor. La sintiencia –la capacidad para tener experiencias positivas o negativas— es, así, necesaria y suficiente para que un individuo pueda ser afectado para bien (beneficiado) o para mal (dañado). Por tanto, la igualdad no puede estar restringida a los seres humanos, sino que debe ser aplicada a todos los seres sintientes, ya sean humanos o no humanos. El igualitarismo implica, pues, el antiespecismo. 




El igualitarismo es a menudo confundido con cualquier posición que apele a la igualdad. Por ejemplo, la célebre frase de Peter Singer “Todos los animales son iguales” es habitualmente tomada por una declaración igualitarista. Sin embargo, este slogan funciona para Singer como un atajo del principio de la igual consideración de intereses aplicado más allá de la especie humana.

Es decir, si A es igual a B en lo que es relevante (sintiencia), entonces independientemente de la especie a la que pertenezcan, los intereses de A y B deben ser igualmente considerados. Actuar de otro modo sería una instancia de especismo, la discriminación de unos individuos basada en su no pertenencia a una determinada especie. Aunque la igual consideración de intereses sea necesaria para el igualitarismo, el igualitarismo va mucho más allá de la mera igual consideración de intereses. 

Si la igualdad se aplica a todos aquellos, humanos y no humanos, cuyas vidas pueden ir mejor o peor, entonces promover la igualdad no implica solamente la consideración igualitaria de los intereses no humanos. Además implica la satisfacción prioritaria de estos intereses, dado que la mayoría de animales no humanos está significativamente peor que la mayoría de seres humanos. Cuando tenemos en cuenta los daños que los seres humanos causan a los demás animales, podemos ver cuán terrible es la situación en la que estos se encuentran.




Actualmente, los animales no humanos son usados como recursos en un gran número de ámbitos para beneficiar a los seres humanos, tales como en la alimentación, la vestimenta, el entretenimiento o la experimentación. Estas prácticas causan sufrimiento y muerte de forma masiva a los animales no humanos. Estos tienen, por tanto, vidas miserables a causa del daño infligido por los seres humanos. Más allá de esto, los animales no humanos sufren múltiples daños por causas naturales. Ello es particularmente cierto de los animales que viven en la naturaleza, quienes padecen enormemente debido a fenómenos naturales como hambrunas, enfermedades, condiciones climáticas extremas, parasitismo, etc.

Las implicaciones de esto son claras. Si queremos promover la igualdad entre individuos sintientes, debemos abandonar las prácticas que dañan a unos (no humanos) para beneficiar a otros (humanos). Así, el igualitarismo implica el veganismo. Ahora bien, la consideración desigualitaria entre humanos y no humanos no se manifiesta únicamente en que hay daños que causamos a los no humanos que no creeríamos justificado causar a los seres humanos. Esta desigualdad también se manifiesta en cómo actuamos para beneficiar a unos y otros. Cuando los individuos afectados son seres humanos, pensamos que no es suficiente con dejar de causarles daño.

Creemos que debemos también, siempre que podamos, prevenir o aliviar los daños que sufren por otras causas. Esto implica que no sólo debemos dejar de dañar a otros individuos sino que debemos actuar para impedir que otros lo hagan. El igualitarismo, así, exige también difundir el veganismo. Asimismo, exige que debemos reducir los daños que los animales padecen naturalmente. Si somos igualitaristas y, por lo tanto, nos preocupa la situación de los que están peor, debemos actuar para mejorar la situación de los animales no humanos (domésticos o en la naturaleza) independientemente de las causas (agencia humana o eventos naturales) de los daños que padecen, del mismo modo que lo hacemos cuando están en juego intereses humanos. 




Podría decirse que la tesis igualitarista de la consideración preferencial de los que están peor no implica necesariamente priorizar los intereses de los no humanos. Esto sería porque también hay seres humanos en situaciones muy desfavorables. Así, deberíamos buscar mejorar la situación de estos seres humanos en vez de trabajar para mejorar la de los demás animales. Sin embargo, esto es insostenible. La situación de los seres humanos que están peor aún es mejor que la situación de la abrumadora mayoría de animales no humanos.

Es decir, aunque algunos seres humanos puedan estar peor en comparación con otros seres humanos, la mayoría sigue estando mejor en comparación con los animales no humanos que sufren en granjas, laboratorios o que son comidos vivos por parásitos en la naturaleza. Así, si rechazamos el especismo y consideramos a todos los seres sintientes, tenemos la obligación de dar prioridad a mejorar la situación en la que se encuentran los animales no humanos.




Fuente: http://www.miradaanimal.info/

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario y comparte esta noticia en redes sociales.