¿Eres alérgico a perros o gatos? Te damos consejos para reducir los síntomas



Las alergias a los animales domésticos son más comunes de lo que podemos pensar. Entre el 15 y el 30% de las personas que tienen otras alergias, sufren también reacciones alérgicas frente a gatos y/o perros. Eso sí, la más frecuente es la alergia a gatos que, además, suele ser más grave que la alergia a los canes.




En general, todas las alergias tienen un origen similar. El sistema inmunológico de las personas responde ante sustancias extrañas con el objetivo de protegernos. Las personas que tienen alergia a los animales domésticos tienen un sistema inmunológico más sensible que reacciona frente a las proteínas inocuas (alérgenos) de la saliva, la orina o la caspa de los animales.

El alergólogo y biólogo molecular Ángel Ramírez del Centro de Investigación y Tratamiento de Enfermedades Infecciosas e Inflamatorias Crónicas (Citeic), menciona que es muy común la alergia a los animales, y de estos, a los gatos y perros, los animales domésticos más comunes que conviven en un hogar.
“El pelaje, la saliva y el olor a estas mascotas, aparte de que en su pelaje acumulan polvo y suciedad, son la causa de varias formas de alergia como Asma bronquial, Rinitis Alérgica, Conjuntivitis, Eccema atópico y varias firma de urticarias”, precisó Ramírez. 

Para aquellos que aun con la alergia que estos animalitos pueden causarle, quieren seguir conviviendo con un perro o un gato, les brindamos algunos consejos para reducir los síntomas de alergia.
Para el especialista el mejor tratamiento para esta forma de alergia es la prevención del contacto. 
 Esto se obtiene de la siguiente manera:




Mantener las mascotas en el patio
Baño de las mascotas cada semana
Limpieza de los aires acondicionado constante

El propietario de Citeic comenta que si el paciente decide no retirar la mascota, se le pueden aconsejar una serie de medidas encaminadas a disminuir la cantidad de alérgenos producidos por el animal y su concentración en el medio ambiente:




Lo primero que debes hacer si decides convivir con un perro o un gato aún teniendo alergia es consultar a un especialista (alergólogo) sobre las medidas de tratamiento que puedes emplear para controlar los síntomas. Y es que debes saber que existen vacunas específicas y antihistamínicos que pueden resultar muy efectivos. Además, es necesario que personas no alérgicas apliquen a la mascota lociones para eliminar el alérgeno.

Debe evitar tocar al animal y procurar lavarse las manos después de hacerlo.
Prohibir que entre en el dormitorio y menos que duerma allí.
Las camas y cojines para los animales deberían limpiarse regularmente y estar ubicados en una zona apartada.

Conviene ventilar la vivienda a menudo, y pueden utilizarse sistemas de purificación de aire.
Realizar una limpieza minuciosa de la vivienda, sobre todo en colchones, almohadas, muebles tapizados y cortinas, donde se depositan más los alérgenos de animales.
A los perros y gatos se les debe bañar al menos una vez por semana para reducir la cantidad de alérgeno acumulado en la caspa, aunque esto sólo logra una leve reducción en los niveles ambientales de alérgenos.




Lavar la ropa que haya estado en contacto con los animales.
En caso de una reacción alérgica aguda, Ramírez aconseja tomar un antihistamínico y acudir al médico alergólogo.

Fuente: http://www.eldiario.ec/
Comparte en Google Plus

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario y comparte esta noticia en redes sociales.