Reflexiona antes de regalar una mascota

+ En época navideña y Reyes aumenta la venta de animales de compañía hasta en un 60%

+ Miles de perros terminan en las calles, muchas veces, a causa de compras por impulso e irresponsabilidad de sus dueños.


En época navideña y día de Reyes se piensa en muchas cosas como en los regalos. A veces es común pensar en regalar un perrito o gatito para demostrarle nuestro cariño a alguien, en especial a los niños, sin embargo, esto puede ser una decisión desafortunada si no se toma en cuenta que los animales de compañía necesitan de nuestro cuidado y cariño para toda su vida.



El MVZ Rodrígo Suárez, especialista en etología clínica y asesor del Programa Pedigree Adóptame, explica que las ventas de perros en estas fechas aumentan entre un 40% a un 60% y muchas de ellas se deben por compras compulsivas. En esta temporada, se ven personas en la calle o mercados vendiendo cachorritos los cuales son separados de la madre para “la venta navideña” a una edad muy temprana que por supuesto no es la adecuada.

“Adquirir una animal de compañía o regalarlo en esta época, puede tener diversas complicaciones si no se razonó antes. En muchas ocasiones, la familia que adquirió el animalito sale de vacaciones dejando al cachorrito con alguna persona externa a la familia, ocasionando que no se tengan los cuidados adecuados o que después de algunos meses de que pase la novedad se olviden de él o ella y en el peor de los casos que termine en la calle”, comentó Suárez.

En este sentido, cifras del Programa Pedigree Adóptame señalan que, de los 18 millones de perros que existen en el país, aproximadamente el 40% están en situación de calle o abandono (alrededor de 7 millones), muchas veces como consecuencia de una compra por impulso en la que no todos los integrantes de la familia están de acuerdo y por falta de información sobre la importancia de ser dueños responsables.

El especialista afirma que “adquirir un animal de compañía para los niños implica muchos cuidados, atenciones y sobre todo, se debe tener conciencia de que es un miembro más de la familia que al menos estará contigo 15 años”, por lo que se debe de planear correctamente la elección de la especie y raza.

Una vez que nosotros como adultos estamos convencidos de que SÍ queremos un animal de compañía en nuestro hogar y deseamos adquirirlo en esta época del año, se pueden seguir las siguientes recomendaciones: 

· Explicar a los niños que no se trata de un juguete, sino de un ser vivo que va a estar con la familia por mucho tiempo y al que no se puede dejar de atender cuando se aburran de él. 

· Evitar exponerlos a situaciones de mucho ruido dentro y fuera de casa, (ejemplo: a fuegos pirotécnicos) porque se enfrentan a un estado de estrés provocándoles miedo al ruido.

· Evitar traslados prolongados a casas de familiares ya que el viaje les provoca estrés. El simple cambio de domicilio provoca traumas y readaptaciones.

o Si no pueden evitarse los viajes, se recomienda colocar a nuestros animales en una habitación donde estén cómodos, con sus juguetes habituales, comida y agua suficiente para hacer menos estresante el cambio de lugar.

· Es importante mencionarles que además de que el animal de compañía será alguien con quien podrán jugar, también tendrán que asumir responsabilidades hacia ella. Generalmente, si es muy deseado por el niño y hace tiempo que lo está pidiendo, lo más seguro es que entienda y asuma esa responsabilidad.

El MVZ Suárez señala que es importante reflexionar acerca del estilo de vida que se lleva, si se tiene el tiempo, espacio y recursos económicos suficientes para destinarlo al cuidado de la mascota.

“Es necesario pensar muy bien lo que implica tener un animal de compañía, planearlo con tiempo y si la familia quiere adquirir un nuevo integrante en esta época, qué mejor que hacerlo a través de algún centro de adopción donde perros y gatos que han sido abandonados pueden encontrar un hogar amoroso”, indicó el especialista.


Sin importar si un perro es de raza o mestizo, la clave para tener una verdadera mascota familiar (aquella que sea tranquila, leal y amorosa con otros animales y con personas), es tratar al animal con amor y proveerle la nutrición, medicina preventiva, el entrenamiento y los cuidados adecuados.


Antes de tomar una decisión definitiva, habla con expertos como: veterinarios, entrenadores y consejeros de albergues que te pueden asesorar para adquirir la mejor mascota para tu familia.

Antes de tener una mascota considera lo siguiente:

Espacio: ¿Tiene usted el espacio necesario para un perro? A mayor tamaño, mayor el espacio que requiere un animal. La tenencia responsable de un animal indica que debe estar en la propiedad del dueño, esto es, a falta de espacio no podemos dejar sueltos por la vía pública a nuestros animales. De la misma forma, tampoco es válido tener un perro eternamente encadenado o en una azotea por falta de espacio.

1. Actividad física y atención: Hay perros que requieren de mucha actividad física por lo que tenerlos en espacios limitados vuelve a un animal irritable y desesperado en salir. Puede resultar molesto tener un perro que ladra o rompe cosas por llamar la atención de sus dueños.

2. Costos de manutención: Es importante evaluar el costo que implica tener una mascota, esto se evalúa tomando en cuenta el tamaño del perro, lo cual indica la cantidad de alimento que deberá suministrarle. Hay perros de mayor mantenimiento debido al tipo de pelo, y otras atenciones veterinarias, así como costos en correas, collares y placa de identificación.

3. Compromiso: Un perro tiene un promedio de vida de 12 años y un gato de 8 años, lo cual implica que el adoptar una mascota es un compromiso que durará años.

4. Convivencia familiar: ¿Toda la familia está de acuerdo con tener una mascota?. Es importante platicar con todos los miembros de la familia sobre la adhesión de un perro o un gato y de las implicaciones: ¿quién le dará de comer? ¿quién va a limpiar? ¿quién va a pasear al perro? ¿quién limpiará el arenero del gato? ¿quién lo llevará al veterinario?. Los perros y gatos son animales sociales y buscan la compañía humana antes que todo, una buena socialización implica que el animal sea parte de la familia y las actividades de la misma.
Comparte en Google Plus