La mirada guarda el secreto del amor entre un perro y un ser humano

Los perros de razas grandes necesitan m√°s espacio, paseos y llevarlos a la peluquer√≠a, para que su pelaje se mantenga en un tama√Īo adecuado. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Investigadores dijeron este 16 de abril que el secreto del afecto de un perro est√° en sus ojos. La conclusi√≥n responde al estudio de c√≥mo act√ļa el establecimiento del contacto visual en la hormona del amor -la oxitocina- tanto en ejemplares caninos como humanos. 

El estudio realizado por investigadores japoneses y publicado en la revista especializada Science sugiere que los humanos y los perros evolucionaron conjuntamente a lo largo de los siglos para convivir como lo hacen hoy en d√≠a. La clave fue el contacto visual mutuo, que genera altos niveles de oxitocina, una hormona que fortalece la confianza y la conexi√≥n emocional. 

Estudios previos hab√≠an mostrado que, cuando las madres miran a los ojos a sus beb√©s, se produce oxitocina y, con ella, corre un flujo de amor y de intensos sentimientos de protecci√≥n. Eso sucede gracias al mismo mecanismo que los perros evolucionaron de los lobos salvajes hasta convertirse en mascotas y amigos de los humanos, descubrieron los cient√≠ficos. 

"Los perros son m√°s h√°biles que los lobos y los chimpanc√©s, que son respectivamente los familiares m√°s cercanos de los canes y los humanos, en sus comportamientos sociales comunicativos ", dijo el estudio dirigido por Takefumi Kikusui, del Departamento de Ciencias Animales y Biotecnolog√≠a en la universidad Azabu de Jap√≥n. 

Los cient√≠ficos estudiaron a los perros y sus due√Īos y documentaron todas las interacciones, incluyendo palabras, caricias y miradas, durante 30 minutos. Cuando luego midieron los niveles de oxitocina de ambos, hallaron que "el aumento del contacto visual entre los perros y sus due√Īos condujo a un aumento de oxitocina en los cerebros de las dos especies", se√Īal√≥ el estudio. El mismo experimento realizado con lobos no dio el mismo resultado. 

Como estos evolucionaron de los lobos hace cientos de a√Īos, el estudio muestra que los caninos que fueron domesticados y se adaptaron a la compa√Ī√≠a de sus amigos b√≠pedos lo hicieron gracias a que dominaron el poder de la mirada, que es un elemento clave en la socializaci√≥n humana. Los investigadores realizaron entonces otro experimento. 

Rociaron oxitocina directamente en las narices de los perros y los pusieron en un cuarto junto a sus due√Īos y otros extra√Īos. En este caso, "las perras hembras respondieron aumentando la cantidad de tiempo que sostuvieron la mirada con sus due√Īos", se√Īal√≥ el estudio. No se pudo determinar por qu√© no se vio el mismo efecto en los perros machos. 

Pero, curiosamente, "luego de 30 minutos, los niveles de oxitocina hab√≠an aumentado en los due√Īos de los perros que hab√≠an sido rociados... Lo cual provee m√°s evidencia de que la relaci√≥n entre una persona y su perro est√° mediada por la oxitocina". Ya es conocido que el perro es el mejor amigo de los humanos. 

Pero el estudio arroja una nueva luz sobre este fen√≥meno, dijo a la revista Science Greger, un bi√≥logo evolutivo de la Universidad de Oxford en Gran Breta√Īa. "Mientras m√°s conocemos sobre el proceso de c√≥mo los perros se asociaron a la gente, m√°s aprendemos sobre los or√≠genes de la civilizaci√≥n", se√Īal√≥.

Fuente: El Comercio

Comparte en Google Plus

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario y comparte esta noticia en redes sociales.