Pascale, el triste destino de un loro criado a mano.

No soy una cient√≠fica. Soy una autodidacta que se dejo guiar por su pasi√≥n por los loros. Es en un lenguaje sencillo que voy a compartir con ustedes los a√Īos que he compartido con ellos, mis observaciones y mi conclusi√≥n que les chocara a alguno.

¿Qui√©n es Pascale?

Pascale es un yaco (loro gris africano), que fue abandonada aqu√≠ en el a√Īo 2000. No s√© qu√© edad ten√≠a exactamente, pero de acuerdo al color de sus ojos, no tendr√≠a un a√Īo. Reun√≠a casi todos los defectos que se encuentran principalmente en un loro criado a mano , picaje cr√≥nico severo, automutilaci√≥n de la piel, desestabilidad psicol√≥gica y emocional extrema, en definitiva, una peque√Īa bola de sufrimiento que respiraba y se agarraba a mi como la miseria sobre el mundo pobre. Probablemente es el caso mas grave que he tenido a d√≠a de hoy.

Sin la ayuda del DR: Jean Gauvin de la clínica veterinaria Lachine en Montreal, no sé si podría haber conseguido algo con ella y se lo agradezco desde el fondo de mi corazón.

Se le aplicaron varias terapias conocidas para ayudar a los loros en su situación, pero nada funcionó, tuvimos resultados durante un corto período de tiempo pero venia una recaída.

Pascale tenia miedo de casi todo, sobre todo de otras aves, llegaba a lanzarse al vacío cuando se le aproximaba un congénere, llegando a lesionarse . Hubo que darle puntos un par de veces. El veterinario y yo estábamos resignados a lo que es por el resto de su vida y personalmente, yo estaba lista para quedármela y amarla a pesa de todo.

Pascale tardo seis a√Īos en conseguir tener sus plumas y aun esta lejos de ser lo que yo llamo un p√°jaro equilibrado . Sigue siendo muy fr√°gil. Basta un peque√Īo stress no atendido ,de una inseguridad que vuelve a flotar para que me encuentre todas sus plumas en el fondo de la jaula. "et voil√°", volvemos a empezar desde la casilla numero uno!! 

Creo que en gran parte, los avances obtenidos por Pascale han sido motivados por Albertina, que tambi√©n es un yaco (loro gris africano ) de unos treinta a√Īos. Se las arregl√≥ para ganarse la confianza de Pascual y la ha mimado y protegido como si fuera su beb√©. Ella le ha ense√Īado por tanto en el tiempo, que era un p√°jaro y la base que va con esta nueva identidad.

Yo so√Īaba con verla volar alg√ļn d√≠a, pero las plumas de vuelo de su ala izquierda no crec√≠an. Me encontr√© con una horrible cosa cuando me decid√≠ a examinar m√°s de cerca el ala ... el ala estaba amputada. ¡Qu√© triste que estas pr√°cticas b√°rbaras todav√≠a se practiquen hoy en d√≠a.

Para aquellos que no saben lo que es amputar un ala, esto es cortar la √ļltima secci√≥n del ala. Si se comparas con el brazo, es como si se corta la mano. Y esto se hace en fr√≠o, sin anestesia y es s√≥lo con el fin de evitar que el p√°jaro de vuele. De hecho, tengo dos aves en esta situaci√≥n. Y s√© de otros.

Verdaderamente no hay que tener prisa, tener un amor incondicional, y una paciencia a toda prueba, para poder trabajar con estos p√°jaros y poder llegar hasta el final. En nombre de todas las "pascale" de este mundo, espero de verdad alumbrar la conciencia de las personas frente a estas maravillas de la naturaleza que son los loros. Ense√Īarles a respetarlos y a amarlos por lo que son y no por lo que queremos que 
La Impronta

Hace mucho tiempo, nos dimos cuenta que un pollito se identificaba con el primer ser que veían sus ojos. . Es lo que llamamos impronta. Los seres humanos , fascinados por la belleza, la inteligencia y la capacidad que tenían los loros para imitar nuestro lenguaje, pensaron que sería maravilloso reproducirlos en cautividad y que sería mucho más fácil que capturarlos de la selva. Por otra parte, podrían pedir un buen precio y todo el mundo estaría contento.



Al principio se cre√≠a que la impregnaci√≥n humana sobre las aves no podr√≠a tener masque resultados buenos con a la de aves de compa√Ī√≠a, m√°s concretamente los loros. La naturaleza humana acepta mal vivir con seres que tienen una manera de pensar diferente .

Por consiguiente, era necesario humanizar los loros para vivir con ellos sin tener que hacer grandes esfuerzos para domesticarlos. ¿No ser√≠a maravilloso compartir nuestra vida con un animal que puede aprender nuestro idioma, ser divertido, cari√Īoso, inteligente y que tenga adem√°s una apariencia ex√≥tica?

As√≠ que hace alrededor de un cuarto de siglo una nueva moda a llegado al mundo aviar. Una pr√°ctica que consiste en quitarle los pichones a sus padres a la edad de veinti√ļn d√≠as para darles de comer con la mano. Alimentarnos con una pasta comercial caliente que se administra al beb√© con una jeringa cada dos horas al principio y luego cada cuatro horas y as√≠ sucesivamente. Esto garantizar√≠a aves d√≥ciles y sociables con los humanos sin tener que hacer mucho trabajo para ganar su amor y confianza. No hay necesidad de domesticarlos.

Además, rápidamente nos dimos cuenta de que retirando las crías del nido, provocábamos otra puesta en los padres. Por tanto mas aves para vender y mas beneficio final.

Yo misma he practicado esta t√©cnica cuando criaba. Porque cuando empec√©, escuchaba y cre√≠a lo que se dec√≠a en este medio. Por contra, hace una veintena de a√Īos, no retir√°bamos a los beb√©s antes de veinti√ļn d√≠as de vida para todas las especies. En estos d√≠as, los polluelos son separados de sus padres cada vez mas y m√°s j√≥venes y las consecuencias son m√°s profundas.

Siendo mi curiosidad y mi amor por las aves m√°s fuerte que cualquier cosa , ten√≠a que tener mis propias experiencias y observaciones. He pasado noches escondida en una esquina del aviario para observar y escuchar lo que estaba sucediendo en su peque√Īo mundo. Teniendo la suerte de tener algunas parejas que confiaban en m√≠ y me permit√≠an la oportunidad de verlos hacer su trabajo en su nido, r√°pidamente me di cuenta que todos est√°bamos equivocados y hac√≠amos todo al contrario.

No creo que un ser humano, incluso con la mejor voluntad del mundo pueda hacer el trabajo de mam√° y pap√° loro, tambien como ellos. Mis observaciones me han ense√Īado que los padres cuidan a sus pichones las veinticuatro horas del d√≠a. Es muy emocionante ver todo el cari√Īo y el amor que le ponen.

Pasan su tiempo en el mimado, darles calor, darles el pico, las caricias sea d√≠a o noche. Son necesarias varias semanas antes de que ambos padres salgan del nido a la vez y es por un per√≠odo de tiempo muy corto. Los beb√©s nunca est√°n solos y se alimentan con mayor frecuencia que la sabidur√≠a convencional nos ense√Īa.

A veces es mam√°, a veces es pap√°. El trabajo se divide por igual entre ellos. En general, la mam√° est√° en el nido mas que pap√°, pero no hay menos trabajo. Debe venir con regularidad para darle de comer a ella y a sus peque√Īos no les falta de nada, √©l tambi√©n debe venir a la relevarla para que ella pueda ir a estirar las patas, tomar un ba√Īo y comer algo de comida fresca. La sopa es buena pero.... Tambi√©n tiene que montar guardia y evitar que los intrusos se acerquen a su fr√°gil y preciosa familia. La protecci√≥n es la consigna!

Solo han tenido que pasar algunos a√Īos para empezar a darse cuenta de los devastadores efectos de esta pr√°ctica.

Poca gente se levantará a intervalos regulares durante la noche para alimentar a los polluelos y especialmente tomarse el tiempo necesario para darles afecto y acariciarlos para dormirlos de nuevo. Le llenamos el buche de un solo trago, lo ponemos en su acuario y no lo volvemos a ver hasta la siguiente toma. Los bebés necesitan la presencia constante y constante significa aquí 24/24. (aquí las 24 horas).

¿Ha pensado en los pobres pichones de tres o cuatro semanas se quedan solos entre las dieciocho horas de la tarde y las nueve o las diez de la ma√Īana que es el horario de cierre de las tiendas de animales? Estos pobres peque√Īos pasan hambre y viven una terrible inseguridad y estr√©s. Eso sin contar los anticuerpos y las enzimas que los padres les proporcionan con lo que yo llamo la leche de buche para desarrollar y fortalecer su sistema inmunol√≥gico. Todos sabemos que es la mejor protecci√≥n que podemos ofrecer para su salud y para el resto de sus vidas. ¿No hay algo contradictorio en esta pr√°ctica?

De acuerdo con las observaciones de Mark Bittner, autor de "The wild parrots of Telegraph Hill", sobre el que se film√≥ el documental del mismo t√≠tulo. Los j√≥venes de cabeza roja estaban bajo la tutela de sus padres durante casi un a√Īo en la naturaleza (el tiempo var√≠a dependiendo de la especie). En nuestras manos, se ven obligados a ser independientes a la edad de tres o cuatro meses. Piense en ello, permita que su hijo se vaya a un apartamento a la edad de cinco a√Īos?

Desde 1995 acojo loros abandonados y lo que he visto hasta ahora me dice mucho de nuestros errores. He necesitado muchos a√Īos de perseverancia, de observaci√≥n, de indulgencia para lograr resultados con algunos casos.

¡No! No podemos hacer un trabajo tan bueno como el que siempre ha sido dictado por la naturaleza. Por la sencilla raz√≥n de que no somos p√°jaros.

Veo y escucho a la gente alterarse y clamar al cielo a la vista de un documental en el que vemos los cazadores furtivos subir a los nidos de loros para robarles los beb√©s. Tienen raz√≥n y condeno estas graves pr√°cticas , es criminal! Pero la tragedia es que lo mismo sucede en nuestros criaderos. No hay mucha diferencia para m√≠. ¿Con qu√© derecho arrancamos a estos pobres beb√©s de sus madres?

Es un error creer que p√°jaro criado a mano ser√° mas bueno y domesticado que uno que fue criado por sus padres. Ustedes tendr√°n esa ilusi√≥n los primeros a√Īos, pero pronto se dar√°n cuenta que estas aves son en su mayor√≠a desequilibradas.

En primer lugar, no tienen identidad (no debe confundirse con la personalidad) Están demasiado improntados con el humano y no están seguros de lo que son, ni saben cómo actuar, ni cómo vivir con felicidad. Su frustración es enorme. Se identifican con los humanos, pero no tienen el mismo derecho que ellos. No saben hacerse entender.

No es de extra√Īar que se enfrenten a tantos problemas de conducta a corto o largo plazo. El picaje cr√≥nico* , auto-lesiones (automutilaci√≥n), una inseguridad patol√≥gica se conoce tambi√©n como ansiedad, que es una plaga en nuestra sociedad y que le transmitimos a ellos por nuestra ignorancia y nuestra man√≠a querer apropiarnos de todo y controlarlo todo.

También están los que gritan sin cesar y nos hacen la vida imposible, los que muerden sin motivo y que desarrollan una agresión hacia los seres humanos sin que estos entiendan que ha pasado, " era tan bueno"...

La impronta del humano sobre todo animal tiene efectos muy devastadores. No quitamos los cachorros de los perros y gatos sistem√°ticamente bajo el pretexto de hacerlos m√°s buenos. ¿Entonces por qu√© lo hacemos con estas pobres aves ?. Por lo visto hay los mismo problemas con varios animales en los parques zool√≥gicos que, por una raz√≥n u otra han sido criados por humanos. Tarda la mayor√≠a de las veces varios a√Īos en aparecer pero..... 

Har√≠amos bien en dejar que la naturaleza haga lo que tiene que hacer y que cada uno desempe√Īe sus funciones respectivas. Obviamente, si la pareja reproductora no se ocupa de sus bebes (que a veces sucede en cautiverio, y entiendo) la intervenci√≥n humana puede ser apropiado para salvar estas peque√Īas vidas. Pero creo que todos har√≠an bien en dejar a los beb√©s con los padres al menos hasta que abandonan el nido por s√≠ mismos. Y solo aqu√≠ comenzar a domesticarlos y a familiarizarlos con los humanos. Creo que obtendr√≠amos compa√Īeros m√°s s√≥lido y equilibrados y con cierta autonom√≠a emocional, que es por desgracia bastante raro hoy en d√≠a. El trabajo del criador se reducir√≠a y ser√≠a una domesticaci√≥n en lugar de una maternidad.

Como con cualquier negocio, es la demanda y la oferta lo que prima. Por ahora viendo que la creencia de que la cría a mano es preferible , estas aves se venden a precios más altos debido a la demanda y el trabajo que supone para el criador.

También sabemos que no todo el mundo debería elegir un loro como mascota. Necesitan la libertad esto es "sucio", excrementos por todas partes para recoger todo el tiempo, tiran la comida al suelo debido a su papel en la naturaleza , es una forma de resiembra de los bosques, son destructivos y destrozan los muebles y todo lo que pueda meterse en el pico, que es para ellos una necesidad visceral, deben utilizar su pico porque crece constantemente. Ni que decir tiene que si usted es el tipo de persona que mantiene ordenada sus cosas, con una casa impecable y que mantener una mascota es aceptar que tiene que tratar con ella cuando quiera o cuando tiene tiempo, Olvídese de los loros. Es un ser que tiene una gran necesidad para la interacción y esto debe ser todos los días.

Pero si por contra a la luz de todo esto, usted est√° seguro de que el loro es la mascota para usted y est√° dispuesto a invertir en esa relaci√≥n, entonces, s√≥lo usted tiene el poder de cambiar las cosas. Empezando pidiendo p√°jaros criados por sus padres. Como m√≠nimo, pida un p√°jaro destetado, algunos le ofrecer√°n un descuento considerable si coge un p√°jaro para terminarlo de alimentar a mano usted, RECHASELO!! vaya a otra parte. Pocas personas tienen el tiempo y conocimientos necesarios para llevar a cabo esa tarea y no ser√° hasta a√Īos despu√©s que usted se dar√° cuenta de los problemas que esto causara a su mascota.

Autor : Marie-Therese Paillé
Traducci√≥n: Manuel Angel Jimenez 

* El h√°bito de quitarse las plumas.


Todos los derechos reservados. Queda prohibida la copia o reproducción total o parcial de este texto sin el consentimiento del autor .

Fuente: https://www.facebook.com/notes/aves-de-manuel/el-triste-destino-de-un-loro-criado-a-mano/453327052249
Comparte en Google Plus